X INFINITRI HALF PEÑISCOLA: " MANTENERME EN MIS TRECE"


“MANTENERSE EN SUS TRECE” 

El origen de la popular expresión "mantenerse en sus trece" muy posiblemente ha de buscarse en la terquedad de Benedicto XIII, conocido como el Papa Luna, quien durante el Cisma de Occidente ejerció como papa en Aviñón. Incapaz de renunciar a su pontificado, al final se retiró al castillo de Peñíscola donde murió afirmando que él era el legítimo pontífice.


El viernes a las 17 p.m estábamos recogiendo a mis hijos, Dani y Marcos, del colegio y nos encaminamos a Peñíscola. Me hacía especial ilusión disfrutar este triatlón con mi familia y amigos. Habíamos alquilado dos casas, entre adultos y niños éramos 17 personas. 

El día anterior siempre me gusta nadar un poco para testar la temperatura del agua, ver si hay corriente, tomar puntos de referencia, etc. En esta ocasión, la temperatura del agua era fresca, pero no gélida y el agua estaba relativamente calmada. El sector de natación es espectacular, se sale desde la playa norte y se rodea el castillo hasta llegar a la playa sur. Es una travesía naútica de 1.900 m. 

Luego fuimos a recoger los dorsales y dar una vuelta por la "feria del triatleta" situada en el paseo marítimo. 

Al mediodía compramos carne y aprovechamos para hacer barbacoa, ya que la casa contaba con una. Un poco de proteína siempre es buena 😄. Además era el cumpleaños de Alberto y lo celebramos😎. Felicidades de nuevo, amigo!

Por la tarde decidimos ir en bici al "check in" y así podíamos comprobar que todo estaba en orden (cambios, frenos, neumáticos, etc). 


Como se dice, "el trabajo ya estaba hecho", por lo que lo único que quedaba era confiar en los entrenamientos realizados durante los duros meses de invierno.

Por la noche, la imprescindible carga de carbohidratos, que consiste en cenar pasta o arroz, para llenar los depósitos de carbohidratos que serán nuestro combustible durante los 113 km totales de la prueba. En esta ocasión,espaguetis a la boloñesa. 

Nos entretuvimos hablando y riendo hasta casi las 11 p.m. Esa fue la hora límite ya que a las 6 a.m sonaría el despertador para desayunar y salir en dirección a la salida para adentrarnos a las 7:30 a.m junto a 1.200 triatletas en las aparentemente tranquilas aguas del mar Mediterráneo. 



En el sector de natación me encontré bien y el agua estaba perfecta. Me la tomé con calma y disfrutándola. Sabía que debido al invierno no había tenido ocasión de nadar mucho en aguas abiertas, pero creo que no me desvié mucho y mantuve un ritmo decente. Al final 32 min para 1.936 m. 

Transición por la playa para coger la bici y hacer los 90 km con casi 1.000 m de desnivel del circuito ciclista. 

El circuito es precioso. No tiene ninguna subida dura, pero tiene muchos repechos que hacen que no se deje de pedalear en ningún momento. Si hay que señalar en justicia que no es un circuito para 1.200 triatletas y que era muy difícil que no se formaran pelotones.  


Al final, tiempo para los 90 km: 2:35:30 (34,1 km/h.). Para los amantes de los datos, la potencia normalizada fue de 193 W (peso actual 66 kg). Y la nutrición consistió en un bidón con 6 geles diluidos en agua (3 c/cafeína y 3 sin) y otro bidón con carbohidratos. 

La carrera a pié de 21 km. discurrían en su mayor parte por el paseo marítimo siendo en su mayor parte plana aunque había una zona en la que se rodeaba el caso antiguo y había que salvar el desnivel existente entre las dos playas. El calor fue el que se encargó de poner la nota de dureza necesaria. 



Tenía mis dudas respecto a cómo correría e incluso si podría hacerlo ya desde hace unos meses arrastro una ciática que me está dando la lata más de lo deseable. Pero como digo yo a los deportistas que entreno, "de casa se viene llorado" je,je. 

Tiempo para los 21 km: 1:34:11 (4:32 min/km). 

Tiempo total del Half IM: 4:46:10. (8ª Posición de mi GE).  

Felicitar, por supuesto, al resto de compañeros de la expedición. Tuvimos de todo, Javi (4º GE), Alberto y "Potele" finishers también. La cruz de la moneda fue para David y Toni que no pudieron acabar. 

Luego por la noche lo celebramos como lo merecía la ocasión.Con unos buenos chuletones de buey y dando una vuelta por el caso antiguo y la zona del Castillo. Muy recomendable, por cierto 😉.  


El balance del viaje no puede ser mas positivo. He disfrutado de unos días con la familia y amigos en un entorno maravilloso como es Peñiscola y su Castillo de los Templarios donde se gesta la curiosa historia del "Papa Luna", siendo además afortunado de participar en una prueba recomendable y muy bien organizada en su décima edición como es el Infinitri Half Peñíscola. 

Nota: Podéis visitar mi web: www.ellibrodelfinisher.com. donde aparte de encontrar mi libro, podéis leer más crónicas o solicitar información sobre entrenamiento 😉. 

Gracias y nos vemos en la próxima!



Comentarios

Entradas populares de este blog

MI LIBRO: EL LIBRO DEL FINISHER

ULTRAMAN FLORIDA